lunes, 16 de septiembre de 2019

Noticias

Buscar

Restaurar

01 de octubre de 2010

Cinco Días

La deuda alcanza el 69% del PIB, récord de los últimos 14 años

El Tesoro tendrá que vender bonos por 192.000 millones en 2011 para financiar los vencimientos y el déficit.

Hay que remontarse a 1997 para encontrar en las estadísticas del Banco de España un endeudamiento tan abultado como el calculado por el Gobierno para 2011. Si se cumple el escenario macroeconómico y la crisis de deuda pública -resucitada por Irlanda y Portugal en los últimos tiempos- no va a más, el ratio de deuda pública sobre el PIB alcanzará el 68,7%.

Para finales de este ejercicio, se situará en el 62,8%, según las estimaciones, frente al 53,2% de 2002. El Ejecutivo defiende que "el peso de la deuda continuará siendo considerablemente inferior" al de otros países europeos. Y es cierto. Los ratios correspondientes a 2009 de Alemania (73,3%), Francia (77,6%) y Reino Unido (68,1%) fueron considerablemente superiores al 53,2% español, según los datos de Eurostat. La distancia respecto a Italia, donde su deuda en circulación representó el 115,8% del PIB, es abismal.

Lo que destacan los expertos es la rapidez del deterioro español, de 29,1 puntos porcentuales en los últimos cinco ejercicios. El estallido de la crisis provocó un cambio de tendencia en la reducción del porcentaje de endeudamiento a partir de 2008, que puso fin a un periodo de mejora iniciado en 1996, cuando el ratio se situó en el 70,1%; en 1997, fue del 68,8%, según el Banco de España. Así, el Tesoro afrontará una prueba de fuego al tener que vender en 2011 unos 192.000 millones de euros en bonos, frente a los aproximadamente 220.000 que estima habrá colocado a finales de este ejercicio. De la cantidad total, 148.700 millones se destinarán a amortizar deuda actualmente en circulación. Los 43.300 millones restantes serán para financiar el déficit.

Las letras del Tesoro (deuda con un vencimiento de entre tres y 18 meses) serán el instrumento prioritario en la estrategia de Economía, pues supondrán el 53,2% del importe total que se emitirá. Los bonos y las obligaciones (con una duración de entre dos y 30 años) representarán el 45,8%, mientras que el 1% restante se realizará en divisas. Al igual que en la última década, Economía irá elevando la vida media de la cartera hasta los 6,7 años, al incrementar el peso de los bonos y las obligaciones.

Al cierre de 2011, el Gobierno calcula que la deuda pública en circulación alcanzará los 594.800 millones.

La demanda de los inversores se mantiene muy fuerte
Las últimas subastas de deuda pública española han sido un éxito. La demanda de los inversores, especialmente extranjeros, está respondiendo. En la colocación celebrada el pasado martes, pidieron cerca de 7.150 millones de euros, frente al objetivo máximo de 3.500 millones (finalmente, se vendieron 2.980 millones). El Gobierno reconoce, sin embargo, que "el coste medio de la deuda repunta ligeramente". La rentabilidad media del bono español a 10 años en lo que va de año se sitúa en el 4,1% y marcó un máximo en el 4,9%, frente al 4,0% medio del pasado ejercicio.

El Gobierno prevé que el coste anual de la deuda se sitúe unos 25.700 millones de euros, el 2,38% del PIB.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad