domingo, 09 de mayo de 2021

Noticias

Buscar

Restaurar

15 de septiembre de 2010

Cinco Días

La crisis acentúa la brecha salarial según la formación

Los universitarios ganan ahora hasta un 58% más que los no titulados

Si el año pasado la retribución de un universitario era un 50% superior a alguien con una formación básica, en este ejercicio y coincidiendo con el recrudecimiento de la crisis, la brecha salarial, lejos de acercarse, se ha disparado hasta cotas no vistas desde 2007. El titulado llega a ganar hoy hasta un 58% más que el resto de los asalariados, según se observa en el informe El impacto de la formación en las retribuciones de 2010, presentado ayer por la consultora de selección de directivos ICSA.

Para Ernesto Poveda, presidente de ICSA, "esta situación se explica porque a pesar de que la crisis ha afectado a todo el mundo, quienes tenían menor nivel formativo han sufrido más". De hecho, los empleados de FP I y II con más de 50 años han pasado de cobrar 30.000 euros a 27.237 euros en tan sólo un año, lo que supone un descenso del 10%.

Por su parte, el salario de los profesionales con título de máster, doctorado o licenciado ha experimentado una caída, pero mucho menor, lo que explicaría la ampliación de la diferencia. Ha sido del 2,7% en el caso del máster o doctorado y del 1,7% en el de los licenciados. El máster con dilatada experiencia ha pasado de sobrepasar el umbral de los 80.000 euros en 2009 a quedarse hoy en 77.896 euros, mientras que el licenciado de más de 50 años también ha bajado de los 70.000 euros hasta los 68.977 euros actuales.

"En cualquier caso se demuestra que a medio y largo plazo la formación resulta muy rentable" añade Poveda. ICSA ha analizado el impacto que tendría la formación en una persona que iniciara su carrera profesional con 24 años y la terminara con 65. En euros constantes, la persona que sólo tuviera una formación de FP I y II habría ganado a lo largo de su vida unos 913.231 euros. Con este mismo supuesto, el diplomado doblaría esta suma hasta los 1.749.424 euros y el licenciado llegaría a 2.111.838 euros. Quien hubiera estudiado un máster o un curso de posgrado la diferencia sería de 2,5 veces, con una ganancia de 2.523.988 euros.

"La formación, además de acentuar las diferencias retributivas, también influyen en el reconocimiento empresarial y ayudan a la reubicación de las personas", argumenta el presidente de ICSA. El nivel de ocupación, por ejemplo, de los directivos con educación superior alcanza actualmente el 84% frente al 16% de quienes no tienen título. Este nivel de ocupación, no obstante, también ha descendido desde el pasado año cuando alcanzó una cota del 89% para los universitarios.

En los mandos intermedios, la ocupación ha llegado en este ejercicio al 72% para los más instruidos y al 28% para los que tienen una formación más básica.

El mayor porcentaje de titulados en puestos de mandos intermedios lo ocupan los diplomados, que representan un 39% del total, seguido de los licenciados con un 31% y de los máster o cursos de posgrado con un 30%.

Pero el gap no sólo se da en directivos y mandos intermedios, la educación también influye en la remuneración del resto de empleados. En este caso, las diferencias retributivas incluso son superiores que en los anteriores, del 20% en 2010. Estudiar, tiene un precio.

La educación superior del directivo
El informe de remuneraciones de ICSA también detalla cómo ha evolucionado el salario de un directivo que cuenta con una formación superior frente al que carece de ella. Se observa que en 2010 la diferencia retributiva ha llegado a ser de un 18%, debido a que el profesional sin título cobra una media de 60.813 euros frente a los 72.020 euros de quien cuenta con una carrera universitaria.

Esta brecha se ha ampliado considerablemente desde 2008 cuando era tan sólo del 11%. Dentro de la dirección, el 45% con puestos de responsabilidad disponen de un título de máster, el 37% es licenciado y el 18% es diplomado.

Dentro de los mandos intermedios, la brecha salarial entre quienes son universitarios y quienes no asciende al 15%, algo menor que la existente en los primeros puestos empresariales. El salario pasa de los 33.652 euros de quienes no son universitarios a los 38.719 euros de los que poseen un título.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad