lunes, 23 de septiembre de 2019

Noticias

Buscar

Restaurar

27 de mayo de 2010

Expansión.com

España y Grecia seguirán en la cola de la OCDE en 2011

Las nuevas previsiones que difundió ayer la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) han dejado un sabor agridulce al Gobierno de Rodríguez Zapatero.

Según el organismo que dirige Ángel Gurría, que agrupa a las economías avanzadas del planeta, España sufrirá este año una caída del PIB del 0,2%, una estimación una décima más optimista que la que maneja la vicepresidenta Elena Salgado.

A pesar de este pequeño brote verde, la economía nacional sigue estando en el punto de mira por pertenecer –junto con Grecia, Portugal, Irlanda e Islandia– al grupo de los países más débiles de la OCDE. Este organismo, que suele dar habitualmente credibilidad a los cálculos que elaboran los distintos gobiernos, no comparte el optimismo de Salgado sobre la coyuntura en 2011: calcula que el PIB sólo crecerá un 0,9% durante el próximo año. Después de Grecia y Portugal –que, sin embargo, ya crecerá en 2010–, España será el que menos crezca del club de las grandes potencias.

Sin embargo, algunos expertos consideran que estas cifras siguen siendo demasiado optimistas, ya que la aceleración del recorte del déficit público durante este año –junto con la subida del IVA, que entrará en vigor el próximo 1 de julio– podrían llevar a España de nuevo a la recesión técnica. Por ejemplo, Citi estima que la economía caerá un 0,2% el próximo año por culpa del recortazo de las inversiones y de los salarios.

Algo más optimista es Morgan Stanley, que también actualizó ayer sus previsiones sobre España. El banco de inversión cree ahora que la economía se contraerá un 0,9% este año (antes estimaba un retroceso del 0,7%) y que en 2011 volverá a crecer, pero sólo un 0,4% (frente al 0,8% calculado antes). La entidad considera, no obstante, que las perspectivas son realmente “pobres”, a pesar del plan de ajuste fiscal del Gobierno. Éste sólo tendrá un “impacto moderado” en la economía, que se verá afectada por la retirada de los planes de estímulo que han sostenido “la mejor salud del sector privado en el último año”, informa Gemma Martínez desde Nueva York.

El desafío fiscal
La OCDE tampoco ve viable que el déficit se pueda reducir hasta el 6% en sólo dos años con las medidas puestas en marcha. Este organismo considera que los números rojos seguirán representando el 7% del PIBen 2011, lo que evidencia que sin nuevas medidas será muy difícil recortar el agujero de las cuentas al 3% del PIB de aquí a 2013, como exige la Comisión Europea.

El organismo que dirige Gurría estima, asimismo, que la inflación española seguirá bajo mínimos durante este año y el próximo, como consecuencia de la debilidad del consumo privado. Aunque el IPC avanzará un 1,4% de media en 2010 gracias a la subida de impuestos, volverá a situarse “en torno al cero” (0,6%) en 2011.

En la presentación de este informe, el secretario general de la OCDE quiso mostrar su preocupación por el desafío fiscal que afronta la eurozona. Subrayó ayer que las turbulencias de los mercados deberían llevar a “una unión fiscal de facto” en la UE. Tampoco descartó que sean necesarias nuevas subidas de impuestos para atajar los altos niveles de déficit y de deuda.

Mientras que economías como EEUU y Japón están aprovechando mejor el fuerte avance de las economías emergentes de Asia, Europa debe conformarse con una recuperación mucho más tímida. Según la OCDE, el PIB de la zona euro avanzará un 1,2% en 2010 y un 1,8% en 2011. No obstante, Alemania crecerá cerca un 1,9%este año y un 2,1% el próximo, informa C. Vela desde Berlín. Aunque muy por encima del grupo de los débiles, la locomotora europea aún tiene mucho que envidiar a EEUU, que avanzará a un ritmo del 3,2% este año y el próximo.

El FMI insiste en que el ajuste no basta
El director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, reiteró ayer su “elogio” a las medidas adoptadas por el Gobierno español para recuperar la economía, pero insistió en que “no bastan” y que falta una “flexibilización del mercado” laboral. El pasado lunes, en un informe difundido en Washington, el FMI pidió a España que adopte medidas económicas “urgentes y decisivas”, entre las que citó una reforma “radical” del mercado laboral, la consolidación fiscal y la transformación de las cajas de ahorros que las haga similares a los bancos.

En la misma línea, la OCDE volvió ayer a insistir por enésima vez en la necesidad de impulsar una reforma del mercado laboral. En la revisión de las proyecciones económicas de este organismo, España sale bastante mal parada en el capítulo que aborda el paro estructural: junto con Irlanda, es de los países del euro que más paro estructural genera. ¿La razón?

Entre otras, el fuerte golpe que ha sufrido el sector de la construcción. Sobre este asunto, el documento que publicó ayer la OCDE aclara que la recuperación en el mercado de la vivienda podría retrasarse en economías como la española, la irlandesa y la helena por culpa de que aún hay un amplio stock de pisos sin vender y de que el desempleo sigue alcanzando cotas sin precedentes. Otra de las recomendaciones del organismo que dirige el economista Ángel Gurría es que se reforme el sistema de las pensiones. España es, según el informe que se publicó ayer, la única de las economías más débiles de la eurozona que no ha impulsado durante los últimos meses ninguna medida sobre este asunto. La OCDE aplaude, sin embargo, que se haya recortado el salario de los funcionarios y que se vayan a congelar las pensiones en 2011.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad