sábado, 21 de octubre de 2017

Noticias

Buscar

Restaurar

09 de octubre de 2017

Expansion.com

Así está afectando el 'procés' a la economía catalana

La economía catalana había conseguido esquivar hasta ahora el plan independentista, pero la secesión unilateral que plantean JxSí y la CUP para el martes se salda con fugas empresariales.

Una secesión válida e internacionalmente reconocida continúa siendo un escenario muy remoto para la mayoría de inversores internacionales. Así lo han manifestado en las últimas semanas los analistas de Bank of America Merrill Lynch, ING, JPMorgan, Goldman Sachs y Moody's.

Sin embargo, la intensificación de la escalada de tensiones de los últimos días, con la votación del 1-O y los paros del pasado martes, ha concluido con una fuga de empresas que tendrá un claro efecto negativo sobre la economía catalana.Turismo, relaciones comerciales con España y compraventa de empresas también se han visto afectadas(ver informaciones adjuntas).

De las diez primeras empresas de la comunidad, desde la semana pasada tres ya no tienen su sede social en Cataluña:Gas Natural, CaixaBank y Banco Sabadell. A ellas se han sumado Mediolanum, Arquia Banca, Dogi, Service Point, Oryzon y Eurona. Es un escenario que siempre habían negado los independentistas, pero que habían advertido tanto el Gobierno central como las instituciones europeas.

El viernes se sumó a las advertencias el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Pese a ello, el sector más duro del independentismo sigue adelante y mantiene el próximo martes como fecha de la secesión unilateral, aprovechando el próximo pleno ordinario del Parlament convocado. Ante el enroque de ERC y la CUP, varias voces de la antigua CDC han pedido poner el freno de mano, entre ellas el expresidente de la Generalitat Artur Mas, quien ayer en Financial Times pidió prudencia.

El 1-O concluye también con una sociedad dividida, la supervisión financiera de la Generalitat por el Ministerio de Hacienda y la fuga de todas las entidades financieras, salvo Caixa d'Enginyers y Caixa Guissona.

Algo similar ya pasó en Canadá, con el plan de los nacionalistas de Quebec, y que se saldó con dos referéndums en 1980 y 1995. Ante una posible ruptura, Royal Bank of Canada y Bank of Montreal abandonaron este territorio. Nunca regresaron pese al estancamiento del independentismo.

Huida de bancos y empresas

Una decena de empresas catalanas han trasladado su sede social fuera de Cataluña en la semana posterior al 1-O. La primera en hacerlo fue la biotecnológica Oryzon Genomics el pasado martes, a la que el miércoles se sumaron la operadora de telecomunicaciones Eurona -que deja Barcelona para ir a Madrid- y el distribuidor odontológico Proclinic Expert -de L'Hospitalet (Barcelona) a Zaragoza-.

Los traslados se precipitaron a partir del jueves, y podrían continuar en los próximos días. El consejo de administración de Banco Sabadell decidió el jueves instalar su domicilio social en Alicante, donde estaba la antigua sede de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), que adquirió en 2012.

CaixaBank y Mediolanum también acordaron mudarse a Valencia, mientras que Arquia Banca se instalará en Madrid. Se trata de la antigua Caja de Arquitectos, que en julio compró a Bantierra el negocio bancario de Caja Abogados. Tras esta batería de fugas, las únicas entidades financieras que siguen en Cataluña son Caixa d'Enginyers y Caixa Guissona. Otras grandes empresas que harán lo mismo son Gas Natural Fenosa, la textil Dogi y la compañía de reprografía Service Point.

Caída de las reservas turísticas

El sector turístico de Barcelona creía que lo peor que le podía pasar a la ciudad era un atentado terrorista, pero se equivocaba. Después de observar con cierta atonía cómo la caída de reservas tras el ataque del 17 de Agosto se limitaba a un 5% para reponerse pocas semanas después, el descenso tras el 1-O ha pillado desprevenido a la mayoría.

Las imágenes de la represión policial sobre los que asistieron a votar al referéndum ilegal inundó los periódicos de todo el mundo y las cancelaciones no han tardado en llegar. Agencias de viaje, hoteles y aerolíneas confirman que las reservas para los próximos meses se han congelado y que hay quienes cancelan incluso reservas que ya estaban abonadas.

American Airlines ha recomendado a sus clientes no volar a Cataluña en los próximos días por la "inestabilidad política" y se ha ofrecido a devolver el importe de los billetes ya emitidos. La Mesa del Turismo, lobby del sector, alertó de las consecuencias del proceso soberanista, no sólo para Cataluña sino también para el resto de España. La comunidad catalana supone un 23,8% del total del negocio turístico español, con 17,99 millones de turistas extranjeros en 2016.

El vínculo comercial con España

La economía catalana hizo una gran apuesta por la internacionalización para paliar los efectos de la crisis económica. La comunidad autónoma ha ido batiendo récords año tras año, hasta alcanzar los 65.142 millones de euros en ventas en el extranjero el ejercicio pasado. Con toda probabilidad, este 2017 se superará esta cifra.

El independentismo suele decir que la buena salud del comercio exterior (y, por tanto, la menor dependencia con el mercado nacional) amortiguaría los efectos negativos de la secesión.

Sin embargo, el comercio de Cataluña con el resto de España aún representa cerca del 37% de las ventas totales. En total, unos 38.861 millones de euros, según estimaciones de Ceprede. Por otro lado, en una eventual independencia, la comunidad autónoma quedaría excluida de la Unión Europea, por lo que se implantarían aranceles a las mercancías.

Para Cataluña sería un golpe importante: el 73% de sus ventas en el exterior, unos 42.878 millones de euros, van dirigidas a países comunitarios (sin contar el comercio con España). De la noche a la mañana, la comunidad autónoma encontraría aranceles en el 78% de su actual comercio exterior.

La venta de empresas pierde gas

Desde que el pasado verano se cerró la venta del grupo de servicios funerarios Mémora y de la compañía de la moda nupcial Pronovias a las firmas de capital riesgo Ontario Teachers' y a BC Partners, respectivamente, el mercado de fusiones y adquisiciones ha ido perdiendo gas en Cataluña.

No se ha formalizado ninguna otra gran operación, aunque sí han cambiado de manos algunas pymes. Entre las firmas que operan en el segmento mediano del mercado no hay unanimidad sobre los efectos de la crisis política en Cataluña. Dos de las siete compañías consultadas aseguran que no han notado, de momento, ningún frenazo en su actividad.

La opinión de las otras es muy diferente. "Ahora sí que los inversores quieren ver qué camino se va a emprender, el conflicto o la negociación, antes de seguir invirtiendo", comenta el responsable de una de estas consultoras. "Más que freno o desaceleración de operaciones, lo que está pasando es que los compradores nacionales y, sobre todo, los extranjeros, preguntan todo el día qué va a pasar", dice un ejecutivo de otra empresa del sector, que admite el riesgo de que el entorno político pueda abortar alguna operación.

Volver Subir

Otros proyectos de CEPREDE

Diseño Web: Banner Publicidad